Análisis Never Dead

0
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Plataforma: PS3 y Xbox 360

Año: 2012

Género: Acción.

Konami, además de ser una de las compañías más veteranas en el mundo de los videojuegos, es una empresa que ha demostrado ganarse el galardón a la compañía más imprevisible del mercado. Capaz de llevar a lo más alto a sagas como Castlevania o Metal Gear, es también la única capaz de hacerle el harakiri a sagas tan emblemáticas como Pro Evolution Soccer o Silent Hill.

Hoy os presentamos Never Dead,  un videojuego que salió hace menos de dos años pero que merece ser digno de mención, por representar la cara de Mr Hyde, en vez de la de Mr Jekyll. Eso sí, la desarrolladora ha sido Rebellion Software, quien contó con un desorbitado presupuesto para lo que supone el juego final; un juego con unas ideas brillantes pero una ejecución realmente lamentable.

La historia gira en torno a Bryce, un cazador de demonios inmortal, como consecuencia de un hechizo 500 años atrás. De este modo, Bryce puede ser desmembrado y seriamente dañado, pudiendo perder todas las extremidades del cuerpo y tronco, quedando únicamente la cabeza, a la que podremos seguir manejando mientras rodamos por el suelo para poder reunir las piezas del cuerpo que nos faltan.         

Para combatir a los demonios, Bryce contará con la inestimable ayuda de Arkadia, una rubia tan exuberante como inútil en combate.

Y de eso trata el juego, de eliminar demonios, horda tras horda. Y entretanto, un boss demonio. Ahí termina el juego. Empieza como termina. Lineal. Repetitivo. Exasperante.

Jugabilidad:

Lo que parecía tratarse de un ambicioso proyecto, se difumina a las dos horas de juego. La idea es buena, una especie de mezcla entre Shooter y Hack And Slash, siguiendo el mismo patrón cortante que en Metal Gear Rising. También supone un aliciente la incorporación de un personaje principal que no puede morir (aunque tendremos que repetir la misión si nos absorben la cabeza o Arkadia muere) o la desternillante y gore situación de ver a nuestro personaje mutilado y decapitado constantemente. La primera hora de juego es en ese aspecto ilusionante. La carta de presentación es inmejorable. Pero a partir de ahí, el juego se destapa como uno de las experiencias más planas y repetitivas con las que nos hemos topado jamás.

El sistema de control es algo tosco, en especial el movimiento y giro de Bryce, que ni con una sensibilidad de los ejes X e Y al máximo se ve fluida. Con el triángulo cambiaremos entre el modo espada o el modo arma. Las armas se pueden disparar a dos manos (salvo que nos falte un brazo) y el sistema de espada consiste en presionar L1 mientras con el stick derecha realizamos la dirección del corte. Con la x y el círculo realizamos una especie de esquiva, y con R3 podremos regenerar el cuerpo siempre y cuando tengamos el ojo cargado al máximo. Con L2 y R2 presionados a la vez podremos arrancarnos la cabeza para meterla por lugares menores y poder acceder a la siguiente zona. Con la cruceta cambiaremos las armas en combate.

Con Select acedemos al menú de habilidades que podremos ir desbloqueando al ganar almas repartidas por todas partes. Es un toque táctico que en la primera media hora hace presagiar algo grande, pero que finalmente pasará inadvertido.

La experiencia se hace injugable por momentos, tosquedad, desmembramientos constantes y sensación de estar ejecutando lo mismo durante horas.

Nota: 2

never-dead

La cabeza decapitada de Bryce

Tecnología/ Gráficos

La primera imagen en tiempo real de juego impresiona. Una zona en plena naturaleza, con una hierba y árboles que lucen de escándalo (por momentos parecíamos estar ante The Last Of US) pero que son solamente un espejismo, pues la mayor parte del juego se desarrolla en zonas lúgubres y oscuras, donde gráficamente se ve mucho peor. Aun así, cumple en ese apartado.

Lo que no tiene perdón son los innumerables bugs, tal vez a uno cada 10 minutos de experiencia, algunos desesperantes cuando nos impiden avanzar. La Inteligencia Artificial brilla por su ausencia, y personajes como Arkadia son más un engorro que una ayuda. Nunca se había visto un compañero de batalla tan inútil.

Destacar un entorno destructible, muy logrado y que además sirve para dañar a los enemigos. Columnas, techos, paredes…pocos juegos se han visto tan efectivos en esa faceta.

Las cámaras son engorrosas, dejándonos en muchas ocasiones sin ángulo de visión o descontrol total de la acción principal.

 NeverDead_Image_for_GamesCom2010_02_bmp_jpgcopy

Arkadia será más engorro que ayuda.

Nota: 3

Sonido:

Otro apartado que se presenta contundente y ambicioso, con un tema de la genial banda Megadeth a toda tralla. El problema es que si el mismo tema suena durante horas y horas, la sorpresa se convierte en algo desagradable. Nunca un tema de Megadeth llegó a cansar tanto. También encontramos temas electrónicos y veloces.

La música marca el inicio y final de los combates. Una vez en off, sabremos que hemos eliminado al último enemigo y que podemos acceder a la siguiente zona.

Las voces vienen en inglés, pésimas, todo sea dicho, y textos en castellano.

Nota: 2

Innovación/ Diversión:

Como ya hemos comentado anteriormente, estamos ante una descoyuntura total entre Innovación y Diversión. Nunca un videojuego tan original de entrada, se había tornado en algo tan pesado. Las mecánicas se repiten constantemente. Hordas de enemigos, donde primero hemos de eliminar a la planta creadora de demonios, y después derrotarlos a todos. El uso de las armas y espada está descompensado; siendo mucho más útil la espada, mayor daño y sin gastar munición. Solamente al final del juego ganan algo de protagonismo las balas.

Mil y un errores, bugs, situaciones molestas como no ser capaz de encajar la cabeza en el tronco…y sobre todo ver cómo un juego que planteaba el desmembramiento como parte de la jugabilidad, se convierte en el fin. La historia es simplona y carente de peso. Se desploma conforme avanza la historia, y el objetivo al final se reduce a unir las partes de nuestro cuerpo y terminar con enemigos.

 Carlos González Bravo.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
2.5 Penoso

Dejando de lado el modo online (no logramos encontrar a nadie conectado, fiel reflejo de un gran fracaso) el modo campaña se puede terminar en 10-12 horas si los bugs no retrasan la duración. Prometía mucho pero pasó con más pena que gloria. Resulta insultante para las demás compañías encontrarse con un juego tan plano y confuso, con un presupuesto que ya quisieran muchos, y ante todo con un derrumbe de la trama a raíz de la primera hora de juego tan bestia. Never Dead, decapitado por su propio sistema de juego. Tan repetitivo, que desearás que se termine a las dos horas de juego.

  • JUGABILIDAD 2
  • TECONOLOGIA/GRÁFICOS 3
  • SONIDO 2
  • INNOVACION/DIVERSION 3
  • User Ratings (1 Votes) 2

About Author

Comments are closed.

Share This