Criticar, Criticar y volver a Criticar

0
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Llevaba tiempo deseando hacer una dura crítica contra el público más jugón. Me refiero a todos aquellos que llevan toda la vida jugando y que de alguna manera se consideran Gamers totales; lo saben todo, y llevan años en el mundillo. Creo profundamente que la humildad con la que los jugadores de toda la vida hemos caminado por este mundo tan maltratado por la sociedad se está perdiendo.

¿Alguien de nosotros se ha planteado en algún momento el motivo por el que jugamos a videojuegos? Toda la década de los ochenta y noventa hemos sufrido la crítica de la comunidad, que trataba al sector de los videojuegos con desprecio. 20 o 25 años después, vivimos la época dorada de los videojuegos, y no se nos olvide, esto ha sido posible gracias a todo ese público casual que ha pasado por el aro, dándose cuenta de que los videojuegos no son malos; sí lo es en cambio su mal uso.

Hoy que la sociedad al fin se ha soltado los grilletes y ha salido de la caverna, hoy que el sol no les ciega y que adoran a los videojuegos sin echar un vistazo a ese duro pasado, los problemas vienen desde otro lado.

La exclusividad se paga, y cuando los videojuegos eran parte de un sector muy minoritario, el precio a pagar era abusivo. Hoy por mucho menos dinero podemos tener alcance a una cantidad ingente de material. Y esto es gracias a la globalización de los videojuegos, dejando de estar enfocados para hombres jóvenes, a formar parte de mujeres, ancianos, personas con discapacidad, niñas, proyectos educativos o tratamientos de salud. El abanico se ha hecho enorme, y ante una demanda tan grande, la exclusividad ya no lo es, y los precios bajan.

Los gamers de toda la vida pues, estamos de enhorabuena. Precios reducidos, erradicación de la discriminación por parte de la sociedad, grandes avances en el aspecto tecnológico…

¿Pero sabemos realmente el motivo por el que jugamos a los videojuegos?

Creo que hemos perdido el rumbo, y lo palpo en los foros de internet. Criticar, es la nueva moda. Y lo terrible es que los que critican y echan mierda, son aquellos que en su día hicieron posible que hoy esta industria esté al borde de ser declarada como el 8º arte. Aquellos jugones son los que hoy despotrican contra los videojuegos, y se ha llegado al punto en el que es más divertido criticar un videojuego o una compañía que jugar. Ya no es importante la calidad de la historia. Ahora la calidad se mide en píxeles, y en quien la tiene más grande. Recuerdo que de niño y con una PSX, admiraba al que tenía una N64, y pensaba que ojalá pudiese tener las dos. Hoy no. Hoy la competencia consiste en odiar esa videoconsola en pos de que la ‘nuestra’ salga victoriosa. Como si tuviesemos acciones en bolsa con ella. 

No entiendo a quien se enzarza en discusiones sobre un videojuego que no le gusta. Si no te gusta, déjalo pasar, pero no ensucies todo lo que lo rodea. Si un juego no te gusta, no lo compres, esa es la mejor manera de mostrar tu descontento. Si tan poco te gusta ese juego o ese movimiento de la compañía, dedícate a jugar a los juegos que de verdad te gustan. ¿O es que ya no te gusta nada? Puede ser.

Hace unos meses leí en un foro a un tipo que decía que de la séptima generación de videojuegos no había 10 juegos que merecieran la pena. Me dio que pensar. Uno puede tener nostalgia por juegos de nuestra infancia, incluso pensar que son insuperables, pero no me creo que de una generación gloriosa, y con más de 300 juegos de sobresaliente, no haya 10 que merezcan la pena.

Por supuesto que hay cosas que criticar. La dejadez de una compañía, los Dlcs abusivos, las microtransacciones, los retrasos, las mentiras…

Pero no entiendo el concepto de criticar todo, sin haberlo probado, sin ser objetivo.

A veces hasta he llegado a leer en foros que las compañías de videojuegos son unas sacacuartos. Claro, están aquí para regalarnos videojuegos por la patilla. Pues claro que son sacacuartos, y lo mejor de todo, es que nadie me obliga a gastarme el dinero en ellas. Si no me gusta el juego, lo dejo pasar. Para eso tengo un abanico eterno de videojuegos.

Es tan sencillo como alabar lo que nos gusta, en vez de perder el tiempo en criticar lo que no. Pero da igual. Hay quien ha gastado más tiempo de su vida en criticar a un juego que en jugar al que realmente le apasiona.

Así que la vida del sector seguirá su curso natural, subiendo y subiendo hasta que un día decaiga, y el sector sufra una dura crisis. Cuando eso ocurra, nadie se acordará de los valores que hicieron salir a flote a las videoconsolas. Hoy muchos cargan contra todo, sin saber que algún día comprenderán que se han perdido las mejores generaciones de videojuegos entre disputa y disputa.

Buscad el sentido de todo esto. Jugad. Y sed felices.

Carlos González Bravo

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

About Author

Leave A Reply

*

Share This