PES 2014, la mayor tomadura de pelo de la historia

0
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Os voy a contar una historia muy reciente. El pasado 19 de Septiembre un vecino mío compró una bicicleta por Internet. Llevaba tiempo esperando el momento para ahorrar el dinero suficiente y al fin se animó a comprarla.

Cuál fue su sorpresa al recibir el paquete, no había recibido todas las partes de la bicicleta. En el interior de la caja estaba el cuadro de la bicicleta, el manillar, los dos pedales, y una rueda. Allí faltaba otra rueda, los frenos delanteros, traseros, el sillín y el portabotellines que le habían prometido por realizar la compra por Internet.

Mi vecino, Juan, me llamó apresurado para buscar una rápida solución. Sin demora, le enviamos un email a la página web desde la que se había realizado el pedido para reclamar un encargo incompleto. La respuesta no se hizo esperar, y en el email de vuelta nos especificaban que las piezas que faltaban irían llegando en las posteriores semanas. Juan tuvo que esperar dos semanas para recibir la rueda trasera. Pero aún faltaban los frenos, el sillín y el portabotellines. La bicicleta no servía para salir a la calle. Pero le animé a Juan a colocarla en el balcón. De este modo, la gente de la calle al pasar vería la reluciente bicicleta nueva que se había comprado el día 19 de Septiembre. Era Octubre y los rayos de sol que aún alumbraban la terraza de Juan sacaban a relucir todo el resplandor de la centelleante bicicleta.

Sin embargo las semanas pasaron. Y Juan veía cómo las piezas que faltaban no llegaban. Le contó lo sucedido a un viejo conocido. Éste, de modo altruista le facilitó un sillín. No encajaba a la perfección y sus colores chirriaban con el tono nuevo, pero al menos, ahora Juan podía sacar por primera vez la bicicleta a la calle.

La sacó, y tuvo uno de los mayores disgustos de su vida. En el intento por esquivar a una niña de su camino, frenó sin recordar que aún no le habían llegado los frenos. Patinó y se cayó al suelo. Recogió la bicicleta y la volvió a colocar en la terraza. Muy enfadado, se prometió no volver a tocar la bicicleta hasta que no le llegaran las piezas.

Hoy es 20 de Octubre. Y las piezas aún no han llegado. Juan está muy disgustado. Cree que le han tomado el pelo. Ha vuelto a enviar un email. Le dicen que en Noviembre llegarán todas las piezas que faltan.  Juan ha dejado de creer. Ha pensado en vender las piezas que tiene y comprarse con el dinero que saque otra nueva en la tienda de bicicletas de la competencia.

Esta amigos, es una fiel y cruda realidad que se está viviendo con el Pes 2014. Es posiblemente la mayor tomadura de pelo de la historia, una vergüenza tras la que Konami debería plantearse si volver a hacer videojuegos de fútbol. En los últimos 10 años ha perdido a la mitad de la legión de fans que posee, y va camino de quedarse sola. Tan sola como se han quedado todas las personas que el 19 de Septiembre compraron el Pes 2014, con la ilusión de un niño de 12 años al comprar Iss Pro Evolution. Es, seguramente, la mayor tomadura de pelo de la historia del mundo de los videojuegos.

Un juego incompleto, tal vez al 45% de desarrollo. No se dignan a sacar parches, y menos a devolvernos el dinero. Resulta que en Noviembre nos reintegrarán la parte que falta del videojuego. Pero tal vez sea demasiado tarde. Tal vez las estanterías de las tiendas de videojuegos del barrio rebosen de Pes 2014. Esos que su mismo dueño despreció en su día, y que ahora vagan hacia una condena posiblemente irrevocable. Konami ha obrado el milagro. Cavarse su propia tumba y no acudir ni a su entierro.

 Carlos González Bravo

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

About Author

Comments are closed.

Share This